Estudio científico

Hasta ahora no está científicamente demostrado, no existe ningún estudio sobre este tema en el ámbito de la divulgación científica.

Por eso, el Hotel Cala Jóncols hemos impulsado este proyecto que requiere de la implicación de muchos profesionales de varios ámbitos.

Gracias al trabajo en equipo y la coordinación con varias empresas, seremos pioneros en el mundo en demostrar científicamente cómo le afecta al vino el envejecimiento submarino.

Estudio científico de la evolución de los vinos envejecidos bajo el mar

En el marco de este estudio se toman lecturas de los análisis químicos en el vino, con una frecuencia semanal durante el primer mes, y quincenal a partir del segundo mes, hasta completar los seis meses de envejecimiento.

Se lleva a cabo el monitoreo y análisis de los siguientes parámetros:

  • acidez y pH
  • absorbencia 420nm y 520nm
  • análisis visual del vino
  • medición del potencial redox
  • polifenoles totales por el método de Folin Ciocalteu
  • antocianos libres
  • estabilidad tartárica
  • concentración de acetaldehid
  • perfil aromático por cromatógrafo de gases con espectrómetro de masas
  • índice de “browning

Así mismo, se controlan las condiciones ambientales, la temperatura dentro de las ánforas y el movimiento vibratorio de las olas. También se analizan en los tapones de corcho, las dimensiones y densidad, la estanqueidad a 3-4 bares, y la permeabilidad al oxígeno.

Si hemos podido impulsar este estudio desde el Hotel Cala Jóncols ha sido gracias a la implicación de las siguientes empresas, instituciones y grandes profesionales:

Patrícia Jové Martín, jefe del departamento de R+D+I del ICSuro, que coordina el estudio científico del “efecto del envejecimiento submarino sobre la evolución del vino”.

Josep Lluís Vilarasau, profesor del Diploma de Especialización en Sommeliers de la UdG y profesor de la Escola d’Hostaleria i Turisme de Girona, que coordina las catas de los vinos del mar y hace el seguimiento periódico del análisis sensorial para comprobar su evolución.

Didier Soto, especialista en cultivo biodinámico y elaborador de los vinos Mas Estela en la Selva de Mar, que nos ayuda en el proceso de cultivo y vinificación de nuestro vino blanco Vinya Jóncols.

Josep Mestres, el maestro alfarero que nos ha diseñado las ánforas de arcilla, que contienen en su interior las botellas de Vinya Jóncols que envejecen bajo el mar.

Antoni Abat, Presidente de la Cofradía de Pescadores de Roses, que nos ha permitido sumergir las jaulas con las ánforas en una parte de sus instalaciones en la Bahía de Rosas.

Un equipo de submarinistas profesionales, que velan por el bienestar de las ánforas, extraen las muestras a analizar y se ocupan de las lecturas para el monitoreo.

Francesc Parramon, de la empresa Parramon-Exportap, que nos ha fabricado los tapones de corcho natural con medidas especiales para los vinos de este proyecto.